Adiposidad localizada: ese rollito que no se va con dieta ni ejercicio y que preocupa a mujeres y hombres por igual

Los tratamientos no invasivos para combatir la adiposidad localizada medraron más de un cincuenta por ciento en los últimos 5 años y se transformaron en la opción no invasiva más demandada, después del bótox y los rellenos de ácido hialurónico, conforme muestra la última encuesta de la Asociación Americana de Cirugía Plástica (ASAPS). El relevamiento mostró, además de esto, que el rango que va entre los treinta y cinco y los cincuenta años de edad es uno de los que más requieren este género de tratamientos.

El último sondeo efectuado en los Estados Unidos resaltó que los tratamientos para combatir la adiposidad localizada como Enerjet o Velashape 3 se instalaron en el top five de las técnicas no invasivas.

Por otro lado, otro reporte a nivel del mundo mostró que la popularidad de los tratamientos estéticos médicos sigue en incremento, impulsada por un número menor de tabúes sociales, crecientes avances en tecnología y millennials (usuarios veintiuno-treinta y cinco) y hombres que entran a la madurez.

Tanto para los hombres como las mujeres, la seguridad y la eficiencia en los resultados son 2 puntos clave en el momento de decantarse por un tratamiento no invasivo
En lo que fue uno de los estudios de mayor alcance y autoridad sobre el tema, el informe de estética Allergan trescientos sesenta Aesthetics encuestó a más de catorce y quinientos «usuarios con conciencia estética» (aquellos que se auto identificaron como interesados en lucir mejor y prestos a gastar más) y más de mil trescientos médicos en dieciocho países. La última misión del estudio fue examinar más de cerca las diferentes y evolutivas perspectivas de personas de diferentes edades, etnias y géneros, como los médicos que los tratan y mostró que el cincuenta y tres por ciento de los usuarios de todo el planeta considera efectuarse un tratamiento anatómico no invasivo.

Hoy la gente busca lo natural, y esto es lo que ofrecen los tratamientos no invasivos de última generación (iStock)

«El día de hoy los tratamientos no invasivos se están transformando en una parte del bienestar y autocuidado. Este estudio reportó que el día de hoy los tratamiento estéticos son socialmente más admitidos que lo que eran 5 años atrás. También se refleja que ya no existe el tabú y que se comenzó una nueva era de apertura sobre la estética médica», concluyó el informe.

En la Argentina, la adiposidad localizada es la preocupación número 1

Conforme descubrió el estudio efectuado en dos mil dieciocho por Allergan, la adiposidad localizada es -por lejos- la primordial preocupación estética tanto de hombres como mujeres. A esta le prosiguen la celulitis y la flaccidez.

Del estudio se desprendió que:
– La preocupación por la adiposidad localizada es continuamente alta en todas y cada una de las edades.
– El setenta y cuatro por ciento de las personas prefiere tratamientos no invasivos a una cirugía.
– Tanto para los hombres como las mujeres, la seguridad y la eficiencia en los resultados son 2 puntos clave en el momento de decantarse por un tratamiento.
– La esperanza de la dieta y el ejercicio postergados son las primordiales barreras que tienen los argentinos para empezar a ocuparse y la busca de seguridad y resultados sin tiempo de restauración son los que procuran en el momento de seleccionar un tratamiento.

CoolSculpting, el estándar de oro en reducción de grasa no invasiva

El procedimiento, con más de diez años de datos de seguridad y eficiencia, más de cincuenta y dos publicaciones clínicas publicadas y más de siete millones de tratamientos efectuados en el mundo entero -con un ochenta y dos por ciento de tasa de satisfacción- se estableció como el estándar de oro en reducción de grasa no invasiva a nivel del mundo.

Esta tecnología vanguardista en el empleo de criolipólisis para combatir la adiposidad localizada es capaz de solventar uno de los mayores retos estéticos: conseguir la destrucción selectiva de cúmulos de grasa de forma no invasiva en solo una sesión de treinta y cinco minutos y sin tiempo de restauración.

Se trata de un procedimiento no quirúrgico, clínicamente probado, que reduce selectivamente la grasa no deseada utilizando una tecnología de enfriamiento patentada.

De esta manera, sin pasar por un quirófano y sin postoperatorio, logra reducir en promedio un veintisiete por ciento la grasa localizada en la zona tratada, con resultados perceptibles desde la tercera semana, con su punto inmejorable a los 3 meses.

Las zonas a tratar son muslos, rodillas, pantalón de montar, cara interna de piernas, abdomen, flancos, línea de corpiño, brazos y papada
El paciente ideal es aquel que tiene adiposidad localizada y no la puede quitar con gimnasia, ni dieta, ni ejercicio. No es un tratamiento de reducción de peso, de ahí que no se aconseja a personas con sobrepeso.

Qué opinan los especialistas

«Hay que saber que el día de hoy contamos con tecnologías que nos dejan reducir un veintisiete por ciento la grasa localizada en la zona tratada, con resultados terminantes y seguros, puesto que suprimimos por siempre esas células grasas del organismo», apuntó la médica dermatóloga miembro de la Sociedad Argentina de Dermatología (SAD) Velia Lemel.

Un fallo frecuente es meditar que el perder peso y la reducción de grasa son lo mismo, y no es así: después de hacer dieta y perder peso, las células se achican, mas su cantidad continúa estable con lo que cuando se vuelve a acrecentar de peso, las células sebosas se amplían. «Coolsculpting es el único tratamiento que consigue que las células tratadas se suprimen del organismo por siempre. Los resultados que se pueden conseguir son muy afines a los de una lipoescultura, mas sin pasar por un quirófano y sin postoperatorio», resaltó en tanto el médico dermatólogo Christián Sánchez Saizar.

Es fundamental en el momento de seleccionar un tratamiento no invasivo efectuar una consulta médica para tener una evaluación trescientos sesenta
El día de hoy existen nuevos aplicadores que dejan efectuar tratamientos globales y adaptados para quitar la grasa localizada y moldear el cuerpo conforme las necesidades de cada paciente. «Se pueden tratar flancos, abdomen e inclusive las zonas más bastante difíciles como brazos, cara interna de piernas, papada, rodillas, línea de corpiño, pantalón de montar y los aborrecibles flotadores», resaltó por su lado la dermatóloga Eugenia Tessler, a lo que la médica especialista en estética no invasiva Julieta García Bloise agregó: «Es fundamental en el momento de escoger un tratamiento no invasivo como CoolSculpting efectuar una consulta médica para tener una evaluación trescientos sesenta y saber si soy aspirante. La indicación es fundamental que sea efectuada por un especialista médico».

Por último, el cirujano plástico Sergio Korzin, miembro de la Sociedad Argentina de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora (Sacper) destacó que «la tendencia mundial son las soluciones estéticas no invasivas que ofrecen un abanico de opciones cuyo denominador común es embellecer sin atacar». «El día de hoy la gente busca lo natural, y esto es lo que ofrecen los tratamientos no invasivos de nueva generación. Habitualmente, los pacientes escogen esta clase de tratamientos por la velocidad en que se efectúan, pues son ambulatorios y por lo general los resultados son considerablemente más moderados y naturales que los de una cirugía, además de esto las ventajas se perciben en forma paulatina, esto es, que no hay cambios radicales que puedan molestar al paciente».

La clave va a ser saber cuál es el tratamiento indicado en todos y cada caso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *