Ayuno Intermitente: Ventajas para el Cerebro

Investigaciones actuales sugieren que el ayuno intermitente podría proporcionar un nuevo enfoque energético para el cerebro y contribuir a la prevención de enfermedades neurodegenerativas, como el Alzheimer.

Introducción al Ayuno Intermitente

El ayuno intermitente es una modalidad de alimentación que alterna ciclos de ingesta y ayuno. Se distingue por su enfoque en el momento de comer, más que en los alimentos específicos a consumir.

Hoy en día, esta práctica se ha popularizado tanto para la reducción como para el mantenimiento del peso, respaldado por diversas investigaciones.

Además, se le atribuyen beneficios como la revitalización del metabolismo, el manejo de enfermedades crónicas, la desaceleración del envejecimiento y una mejora general en la salud, según se indica en ciertos estudios.

Investigaciones específicas indican que el ayuno intermitente podría facilitar al cerebro una alternativa para obtener energía, protegiéndolo contra enfermedades como el Alzheimer.

Hayley O’Neill, profesora asistente en la Universidad Bond de Australia, mencionó que la noción de que el ayuno agudiza el pensamiento no es reciente, remontándose a la época de los griegos antiguos, según explicó en un artículo para The Conversation.

¿En Qué Consiste el Ayuno Intermitente?

El ayuno intermitente implica periodos breves de restricción calórica, donde la ingesta de alimentos se limita de 12 a 48 horas, típicamente de 12 a 16 horas diarias, seguido por periodos de alimentación normal.

El término «intermitente» refiere a la repetición de este patrón, no a un ayuno continuado.

En tiempos recientes, el ayuno intermitente ha cobrado popularidad por sus potenciales beneficios para la salud, incluyendo pérdida de peso, reducción de grasa corporal, aumento de la sensibilidad a la insulina, disminución de la inflamación y mejora en la limpieza celular y salud cerebral.

No obstante, este enfoque dietético sigue siendo motivo de debate entre nutricionistas y expertos en salud, dividiendo opiniones entre críticos y defensores.

Alberto Cormillot, reconocido médico especializado en obesidad, mencionó que el ayuno intermitente simplemente «pospone la próxima comida», describiéndolo como una versión moderna de omitir comidas.

Recientemente, el Instituto Mexicano de Seguridad Social (IMSS) destacó los riesgos potenciales del ayuno intermitente, advirtiendo que al inducir un déficit calórico no es sostenible a largo plazo y puede provocar efectos secundarios como hambre, irritabilidad, náuseas, dificultades de concentración y ansiedad, según Lilia Hernández Alvarado, coordinadora de Nutrición del IMSS en Zacatecas.

Cuatro Maneras en que el Ayuno Beneficia al Cerebro

Según la experta O’Neill, el ayuno intermitente impacta de diversas maneras en el cerebro, que consume cerca del 20% de la energía corporal.

El ayuno intermitente puede modificar la manera en que el cerebro obtiene energía y contribuir a la prevención de enfermedades neurodegenerativas, como el Alzheimer. Exploramos los cuatro principales beneficios para la salud cerebral.

1. Inducción de la Cetosis

Al seguir regímenes de ayuno intermitente, se busca alcanzar un estado metabólico conocido como cetosis, típicamente después de 12 a 16 horas sin ingesta de alimentos, momento en el cual el cuerpo comienza a quemar grasa en lugar de carbohidratos. Las cetonas producidas durante este proceso sirven como energía alternativa para el cerebro.

Aunque este cambio metabólico puede presentar inicialmente síntomas como hambre y fatiga, las cetonas pueden ser una fuente de energía vital para mantener la funcionalidad cerebral con el avance de la edad y ayudar a prevenir el deterioro cognitivo y enfermedades neurodegenerativas.

Según investigaciones, aumentar los niveles de cetonas mediante dietas o suplementos mejora la función cognitiva en personas con deterioro cognitivo leve o en riesgo de Alzheimer.

2. Mejora de la Sincronización Circadiana

Comer fuera de los ciclos naturales de sueño y vigilia del cuerpo puede perjudicar la salud de los órganos, incrementando el riesgo de obesidad y enfermedades metabólicas.

Un patrón alimenticio que se sincronice con el reloj circadiano puede minimizar estos riesgos.

Investigaciones revelan que limitar la ingesta de alimentos a una ventana de diez horas al día reduce la probabilidad de deterioro cognitivo, sugiriendo que ajustar los tiempos de alimentación podría ser una estrategia efectiva contra el declive cognitivo.

3. Fortalecimiento de las Mitocondrias

El ayuno intermitente puede favorecer la salud cerebral optimizando la función mitocondrial, el metabolismo y disminuyendo los oxidantes.

Las mitocondrias, esenciales para la producción de energía, juegan un papel crucial en la salud cerebral. La disfunción mitocondrial se asocia con enfermedades de envejecimiento.

Evidencias de estudios en animales indican que el ayuno alternativo o una reducción calórica considerable puede proteger o potenciar la función mitocondrial cerebral, aunque existen discrepancias en los hallazgos.

4. Interacción Entre el Intestino y el Cerebro

La comunicación bidireccional entre el cerebro y el intestino influye en la salud mental y emocional. La dieta impacta desde la síntesis de neurotransmisores hasta la composición de la microbiota intestinal, esencial para el bienestar mental.

Según Matías Iglesias, especialista en psiquiatría, la alimentación juega un rol determinante en nuestra salud mental y emocional, resaltando la importancia de una dieta equilibrada en el mantenimiento de una buena salud cerebral.

El vínculo bidireccional entre el intestino y el cerebro, conocido como el eje intestino-cerebro, juega un papel crucial en nuestra salud.

Beneficios Cerebrales del Ayuno Intermitente en Investigaciones

O’Neill compartió que en estudios con ratones, el ayuno intermitente ha mostrado potencial para fortalecer la salud cerebral, potenciando la supervivencia y formación de nuevas neuronas en el hipocampo, área del cerebro esencial para la memoria, el aprendizaje y las emociones.

Sin embargo, la evidencia sobre los efectos positivos del ayuno intermitente en la cognición de adultos saludables aún no es concluyente.

Un estudio realizado en 2022 con 411 adultos mayores sugiere que comer menos frecuentemente (menos de tres veces al día) podría estar relacionado con una disminución de los signos de Alzheimer en imágenes cerebrales.

Impacto de la Restricción Calórica en la Cognición

La restricción calórica se ha propuesto como un método para proteger contra el Alzheimer, reduciendo el estrés oxidativo, la inflamación y fomentando una mejor salud vascular.

No obstante, cuando se examinan los efectos de la restricción energética en general, los resultados son mixtos. Un estudio indicó mejoría cognitiva en participantes con deterioro cognitivo leve tras seguir una dieta baja en calorías por 12 meses.

Por otro lado, una investigación mostró que una reducción calórica del 25% puede mejorar levemente la memoria de trabajo en adultos saludables, aunque otro estudio no encontró impacto significativo en la memoria de trabajo espacial.

Ayuno Intermitente y Prevención de Enfermedades Neurodegenerativas

Investigaciones apuntan a que el ayuno intermitente, incluyendo la práctica durante el Ramadán, podría disminuir el riesgo de padecer enfermedades neurodegenerativas como Alzheimer y Parkinson, según un estudio en la revista Medicina.

Aunque los estudios en animales apoyan la influencia positiva del ayuno intermitente en la salud cerebral y el envejecimiento, la investigación en humanos es limitada y ofrece resultados variados.

O’Neill recomienda que aquellos interesados en practicar el ayuno intermitente consulten a un nutricionista para recibir asesoramiento personalizado, asegurando así una práctica segura y adaptada a cada individuo.

«Es crucial abordar el ayuno intermitente de manera informada y sostenible, atendiendo a las necesidades específicas y metas de cada persona», concluyó.


Publicado

en

por

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *