Clima y Dolor Articular: Desmitificando Creencias

Muchas personas reportan un aumento en las molestias articulares durante días fríos y húmedos. Exploramos lo que revelan investigaciones científicas y las perspectivas de expertos en el campo.

Interacción entre el Clima y las Articulaciones

La noción de que los cambios climáticos, especialmente la lluvia, pueden intensificar el dolor articular es una creencia extendida. Los días con baja temperatura y alta humedad parecen causar que músculos, ligamentos y articulaciones se endurezcan y duelan.

Aunque varias investigaciones han indicado que ciertas condiciones climáticas pueden tener un impacto mayor en algunas personas, hay estudios que no han logrado establecer una correlación definitiva.

Osvaldo Daniel Messina, especialista en reumatología y director del Centro de Investigaciones Reumatológicas y Osteológicas (IRO), compartió su experiencia, afirmando que la humedad excesiva y la baja presión atmosférica sí pueden influir negativamente en las articulaciones.

«La disminución de presión que suele presentarse en jornadas lluviosas agrava las condiciones de aquellos con dolencias crónicas y puede afectar también a quienes padecen de migraña», mencionó el Dr. Messina, reconocido por la Fundación Internacional de Osteoporosis (IOF).

¿Lluvia Equivale a Más Dolor Articular?

Bernardo Pons-Estel, ex presidente de la Sociedad Argentina de Reumatología (SAR), cuestionó el mito popular de que «lo que mata es la humedad», aclarando que, si bien la humedad por sí sola no es dañina, la baja presión atmosférica sí puede causar incomodidades en las articulaciones.

Pons-Estel detalló que cambios en la presión atmosférica pueden alterar la presión intra-articular, provocando edema y, consecuentemente, molestias.

Un estudio en la revista Injury vinculó el estado climático con el dolor posterior a fracturas óseas. Analizando 2369 consultas médicas post-fractura, se encontró que los pacientes experimentaban mayor dolor en días de baja presión atmosférica y alta humedad relativa.

Por otro lado, una investigación de NPJ Digital Medicine, basada en reportes de dolor diarios de 2.658 personas con dolor crónico, observó que el dolor se intensificaba con el aumento de la humedad y la reducción de la presión atmosférica.

No obstante, un estudio del Instituto Kolling de Australia, publicado en Seminars in Arthritis and Rheumatism, no halló evidencia de que cambios climáticos, como la variación de temperatura o lluvia, afecten el dolor muscular o articular.

Un análisis exhaustivo con datos de más de 15.000 personas en siete países revela hallazgos sobre el dolor articular y su relación con el clima, compartió la científica Manuela Ferreira.

Los participantes reportaron alrededor de 28.000 episodios de dolor, mayormente relacionados con la espalda, rodillas y artrosis de cadera, además de incluir casos de artritis reumatoide y gota.

«Contrario a la creencia popular, no encontramos que el clima cálido, frío, húmedo o lluvioso incremente el dolor articular o muscular, excepto en casos de gota, donde el tiempo caluroso y seco sí parece elevar el riesgo de brotes», explicó Ferreira.

¿La Lluvia Aumenta el Dolor Articular?

La investigación continúa, pero se teoriza que las variaciones en la presión barométrica, asociadas a los cambios climáticos, podrían activar el dolor en las articulaciones.

Una disminución de la presión atmosférica puede causar que tejidos como músculos y tendones se expandan, ejerciendo presión en las articulaciones y generando dolor. También se considera que ciertas actividades realizadas en climas fríos y húmedos podrían intensificar el dolor o la rigidez articular.

Impacto de la Humedad en la Artrosis

La artrosis, conocida también como la enfermedad degenerativa de las articulaciones o «artritis de desgaste», se manifiesta principalmente en manos, caderas y rodillas.

La baja presión atmosférica, común en temporadas frías y húmedas, podría exacerbar los síntomas de la artrosis al provocar dilataciones y contracciones en los tejidos circundantes de las articulaciones y estimular los nociceptores, que son receptores del dolor sensibles a cambios mecánicos y térmicos, señalan Arancha Gortázar y Irene Tirado Cabrera.

Efectos de la Humedad en Personas con Fibromialgia

La fibromialgia es un trastorno que provoca dolor musculoesquelético generalizado, fatiga y alteraciones del sueño, memoria y estado de ánimo, de acuerdo con la Clínica Mayo.

Este trastorno amplifica la percepción del dolor al alterar la forma en que el cerebro procesa las señales dolorosas y no dolorosas. Los síntomas pueden intensificarse por factores como el estrés, la falta de sueño, el ejercicio físico, o la exposición a ambientes fríos y húmedos.

Recomendaciones Ante el Dolor Articular

Ante la presencia de dolor en las articulaciones, es esencial buscar atención médica y evitar la automedicación.

El Dr. Messina aconseja a quienes sufren de dolores articulares mantenerse activos, caminar y buscar el apoyo de un reumatólogo de confianza para gestionar adecuadamente su condición.


Publicado

en

por

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *