Endometriosis: Impacto y Tratamientos Efectivos

La endometriosis, que incide en 1 de cada 10 mujeres en su etapa fértil, emerge como una de las principales razones de infertilidad femenina. Exploramos cómo el diagnóstico tardío puede mermar el bienestar de las afectadas.

Entendiendo la Endometriosis: Una Afección Compleja

La endometriosis es una condición usualmente dolorosa caracterizada por el crecimiento de tejido similar al endometrio (la capa interna del útero) fuera del mismo.

Este fenómeno puede comprometer ovarios, trompas de Falopio y el tejido peritoneal, llegando incluso, aunque raramente, más allá del área pélvica.

Este tejido endometrial ectópico sigue el ciclo menstrual: engrosándose, desprendiéndose y sangrando mensualmente. No obstante, al no poder ser expulsado del cuerpo, causa complicaciones.

Afecta a una de cada diez mujeres en edad reproductiva, siendo más común entre los 30 y 40 años, aunque puede presentarse en cualquier momento de la vida reproductiva.

«Existen múltiples hipótesis sobre su origen; sin embargo, la ‘teoría de Sampson’ es una de las más aceptadas. Propone que, durante la menstruación, en lugar de ser expulsado, parte del tejido menstrual retrocede a través de las trompas de Falopio hacia la cavidad pélvica», explicó Javier Ortiz, renombrado especialista en ginecología y autoridad en el Hospital de Clínicas, en el marco del Día Mundial de la Endometriosis.

Esta condición puede deberse a una disfunción del sistema inmunológico que impide la eliminación adecuada de las células endometriales, facilitando su implantación y el desarrollo de la endometriosis en el entorno pélvico.

La Microbiota: Un Factor Inesperado en la Endometriosis

Eugenia Baum, distinguida médica especializada en reproducción, destacó otro aspecto crítico en la predisposición a desarrollar endometriosis: la microbiota.

Integrante de la Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva (Samer) y del equipo de Ginecología y Obstetricia de Halitus Instituto Médico, Baum subrayó la importancia de la microbiota en la regulación de funciones fisiológicas y su relación con enfermedades inflamatorias y autoinmunes, incluida la endometriosis.

La composición y el equilibrio de la microbiota pueden influir significativamente en la aparición y progresión de esta compleja afección.

La diversidad y el equilibrio de la microbiota intestinal, la más estudiada y rica en microorganismos, reflejan la salud de las demás microbiotas corporales.

Eugenia Baum profundizó en cómo un desequilibrio intestinal afecta la salud reproductiva, mencionando que una microbiota empobrecida puede causar desbalances hormonales y aumentar la inflamación sistémica, lo cual, a su vez, acelera el envejecimiento celular.

Este proceso, conocido como «inflammaging», impacta directamente en la fertilidad femenina, afectando la reserva ovárica, la calidad de los embriones, la implantación y el desarrollo de un embarazo saludable. Así, la salud intestinal y su microbiota desempeñan un papel crucial en la salud reproductiva general.

Identificación de la Endometriosis

Aunque algunos casos de endometriosis pueden ser asintomáticos o descubiertos por la presencia de quistes ováricos (endometriomas), Javier Ortiz señala que hay síntomas clave que deben alertar a las mujeres a consultar a un especialista.

Estos incluyen dolor pélvico, problemas de fertilidad, fatiga, dolor menstrual, dolor durante las relaciones sexuales, trastornos intestinales, y problemas al orinar.

Ortiz enfatiza la importancia de un diagnóstico precoz para prevenir el avance de la enfermedad y mitigar su impacto en la calidad de vida, incluyendo el bienestar físico, mental y emocional de la paciente.

Proceso de Diagnóstico

Para diagnosticar la endometriosis, Ortiz destaca la necesidad de una anamnesis detallada para evaluar los síntomas, seguida de un examen ginecológico minucioso.

El diagnóstico definitivo se realiza mediante la visualización directa de las lesiones, preferentemente a través de laparoscopia, complementado con la confirmación histológica mediante biopsia.

Este enfoque permite iniciar el tratamiento adecuado lo antes posible, subrayando la relevancia de un diagnóstico temprano en la gestión eficaz de la enfermedad.

Manejo y Tratamiento de la Endometriosis

Una vez identificada la enfermedad, es crucial eliminar quirúrgicamente las lesiones presentes.

En el caso de encontrarse un quiste asociado a la endometriosis, se debe proceder a su extracción mediante una quistectomía. Posteriormente, se busca prevenir la reaparición de la enfermedad a través de tratamientos hormonales personalizados y la prescripción de analgésicos que mejoren la calidad de vida de la paciente.

Además, para aquellas pacientes que experimentan dificultades con la fertilidad y desean concebir, existen tratamientos especializados que ofrecen una elevada probabilidad de éxito en la consecución del embarazo.

Enfoque Integral en el Tratamiento de la Endometriosis

Eugenia Baum destacó la importancia de abordar el estado inflamatorio crónico característico de la endometriosis, prestando especial atención a la salud de la microbiota de las pacientes.

Este enfoque puede, significativamente, aliviar tanto los síntomas físicos como psicológicos de la enfermedad.

Baum también enfatizó que, aunque las causas de la endometriosis son variadas y aún no definitivas, estudios recientes sugieren un vínculo positivo con hábitos de vida saludables.

La dieta antiinflamatoria, suplementación adaptada a cada individuo, gestión del estrés, práctica regular de ejercicio y un descanso adecuado, se perfilan como estrategias complementarias que pueden beneficiar a las mujeres con esta condición.


Publicado

en

por

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *